Vidente Sin Engaños unica

Vidente Sin Engaños única

Mi nombre es Eva Duarte y dicen de mí que soy una vidente sin engaños, buena y sincera.  

¿En qué se basa una persona para decir que una vidente es buena? En el número de aciertos que tiene. En mi caso tengo un nivel de aciertos de un 90%, contrastado a lo largo de los años. Me equivoco poco y básicamente en detalles, NO en lo principal. En mis consultas podrás obtener respuestas claras, directas y sinceras. De ahí que mis clientes siempre digan que soy una vidente sincera y certera. Si lo veo, lo veo muy claro: sin dudar.  Hay cosas que obviamente no puedo ver, en tal caso siempre aviso que si no lo veo no lo voy a forzar.  

Cuando alguien llama a una vidente no quiere que le engañen. Por desgracia en este mundo hay de todo, incluidas personas sin escrúpulos que intentan captar clientes a base de mentiras. Eso es un arma de doble filo (sin entrar en un debate ético, porque desde luego me parece algo vergonzoso aprovecharse del malestar del prójimo). Si eres una vidente de verdad y honesta sabes que las mentiras tienen las patas muy cortas y que tarde o temprano lo que has predicho se va a cumplir… o no.

Entonces, ¿para qué mentir? Mi reputación va por encima de todo eso y me niego a engañar a nadie. Digo lo que veo, con sinceridad y con todo el amor del mundo porque si sabes de entrada qué va a ocurrir, puede que haciendo otras cosas puedas cambiarlo. El futuro está escrito a lápiz, nuestras acciones harán que eso que viene “Por Destino” se cumpla o no. 

Es por eso por lo que siempre digo que consultar conmigo es hacer un poco de trampa, porque de entrada vas a conocer tu futuro para poder cambiar el curso de ciertos aspectos. Lo esencial, lo que viene tan marcado, no lo puedes cambiar… pero hay gran parte de la historia que sí. Es ahí donde debes trabajar si lo que te digo no te agrada. En cualquier caso, estoy aquí para ayudarte a despejar tus dudas y acompañarte en el camino si así lo deseas.

Vidente sincera

¿Por qué soy una vidente de confianza? 

Soy una vidente de confianza porque soy una persona de confianza. ¿Qué quiero decir con esto? Sencillo: parto de un código ético muy estricto: para empezar llevo toda la vida como vidente y me consultan muchas personas, gente anónima y gente muy conocida. Nunca he revelado un secreto: mis consultas son absolutamente privadas. Por eso gente “ importante” ( y lo pongo así entre comillas porque todos mis clientes lo son para mí), no dudan en explicarme lo que realmente les preocupa.

Creerme si os digo que me siento bendecida por sentir que formo parte de la vida de muchos que han empezado siendo clientes para acabar siendo amigos. Me han ofrecido muchísimas veces participar en programas de TV y siempre me he negado. No me gusta ese circo mediático. 

¿Por qué? Muy sencillo: para empezar me gusta pasar inadvertida, no quiero convertirme en personaje y también porque sé que mis clientes y clientas no se sentirían cómodos al verme. Ser una vidente seria implica que confíen en ti, ser muy discreta, leal y sincera.  Ojo, no tengo nada en contra de los tarotistas que aparecen en medios de comunicación, pero para empezar yo no soy tarotista, soy vidente y, permitirme la broma, no llevo túnicas 😉  

vidente de confianza

De pequeña hice una promesa: sabía que tenía el “Don” de la videncia pero jamás lo usaría para engañar, enriquecerme o para subir mi ego. Esta capacidad la uso para poder dar luz a las personas que consultan conmigo e intento siempre ponerme en su lugar. La clarividencia es un Don maravilloso, pero viene acompañado también de una gran responsabilidad.

Me encanta cuando me llaman y me dicen “Eva, seguí tu consejo y pasó tal cual dijiste”. Sentir que esa persona ha depositado su confianza en mí y además le ha ido bien hace que esté muy orgullosa de mi labor y que me vaya a dormir cada noche dando gracias por tener esta facultad. 

Si quieres que te acierte intenta confiar en mí y relajarte durante la consulta. Cuanto más tranquilo estés mejor, más claro lo veré y más datos y detalles podré darte. Digo esto porque mucha gente me llama con cierto recelo porque les han hablado de mí y les doy cierto respeto pero tranquilos, aún no me he comido a nadie. Puede que no te diga lo que quieres oír pero estoy convencida de que acertaré y luego agradecerás que haya sido sincera contigo. No sabría hacerlo de otra manera.

 

Llama ahora